jueves, junio 10, 2010

Tomando Partido (Parte 2)

Te ha ocurrido que tu novio no sea del agrado de tus amigos?

Que tal si tu parcero de toda la vida se levanta un muchachito (de quién sabe dónde) y te sientes en segundo plano?

Imagínate que tú y tu mejor amigo andan últimamente distanciados porque los respectivos novios de cada uno no se pueden ver ni en pintura?

Las situaciones en las cuales te ves en el dilema de escoger entre la amistad y el amor es el motivo de este post.

************************
Tomando Partido (Historia No. 2)

Alberto fue uno de los primeros amigos que tuve cuando salí del closet, me ayudó a entender el torbellino de cosas que estaba sintiendo y también me sirvió de referente a considerar una vez decidí que carajos quería hacer con mi vida.

Cuando le conocí, Beto se acercaba a unos cuarenta muy bien llevados, vivía independiente en un apartamento decorado con gusto exquisito y tenía un trabajo estable que le permitía mantener una vida razonablemente cómoda; me lo presentó el hombre con el que andaba saliendo por aquella época... Posteriormente me enteré que ellos mismos habían tenido sus rollos antes de que yo apareciera (pero eso será tema de algún otro post en el futuro).

La historia se complicó cuando apareció en escena Julián.

El nuevo novio de Beto no era precisamente el prototipo de hombre que llamase mi atención: muy amanerado para mi gusto, mas descortés que tímido y con una extraña habilidad para esfumarse de las reuniones sin justificación convincente.

Cada quien puede tener percepciones muy distintas de las mismas situaciones y personas, dependiendo de lo que dicte su intuición y la entrepierna... Donde Beto estaba viendo un prospecto, a mi no me alcanzaba ni para un mal pensamiento y mas bien le trataba con indiferencia; sin embargo a mi novio, Julián le cayó muy mal desde el principio y se la pasaba comentándome en voz baja: "Este pelao no me gusta", "De seguro que tiene su guardabo", "Ese man es mas bien como mentirosito".

De cualquier manera Julián se las ingenió para encajar en el círculo de amigos de la mano de Alex (otro de los habituales en casa de Beto), con quién al parecer hizo muy buenas migas ya que se la pasaban en las reuniones de mucho cuchicheo y risitas ... Para luego escabullirse a comprar cualquier chuchería (casi siempre chicles) a las horas mas inverosímiles, a veces en medio de una pertinaz llovizna o incluso antes de servir la comida.

La animosidad de mi novio por Julián continuó incrementándose hasta una abierta hostilidad y la verdad es que el otro tampoco era que se ayudara de a mucho con sus escapaditas... Demasiado frecuentes para ser producto de la casualidad y mas largas de lo que necesita una imaginación malintencionada para armarse la película.

****************************

-Alex, en dónde andaban?.... No me vayás a decir que estaban comprando chicles.

- Para nada, Julián me dijo que tenía mucha hambre y yo lo acompañé a comerse un perro caliente al Parque del Poblado.

- Se fueron a comer perros?.. Pero no ves que a lo que estamos invitados acá es a una comida?... además qué es esa demora?... el parque está solamente a tres cuadras y ustedes se fueron hace casi dos horas.

- Es que después fuimos a mi casa porque Julián quería ver como estaba quedando la cocina integral que me están instalando.

- Si Claro!!!.... Y yo nací ayer.

****************************

Seguramente no fue una buena excusa, pero tampoco fue afortunado el interrogatorio al cual Julián fue sometido por mi novio y mucho menos sus comentarios posteriores insinuando unos cachos bastante notorios.

Beto se molestó mucho, sin embargo le concedió a Julián el beneficio de la duda... Decidió tomar distancia y concentrarse en su noviecito.

Y como decía mi abuelita: "guasa, guasa y todo el mundo pa su casa": Beto con el suyo y yo con el mío y cada uno por su lado.

Luego de eso no he vuelto a ver a Beto... Me lo he encontrado una que otra vez por ahí, pero nada mas.

Hace poco me enteré por terceras personas que Beto y Julian estuvieron juntos casi seis años ... Es cierto que ha pasado el tiempo y mucha agua ha corrido debajo de los puentes del Rio Medellín, sin embargo siento que el daño ya está hecho.

****************************

En principio no debería existir el dilema de tener que escoger entre la Amistad y el Amor... especialmente cuando son otros los que toman las decisiones por ti.


Continuará...

7 comentarios:

Potter dijo...

Querido Monchis, ando como andariego con proverbios en el bolsillo virtual…

“El Amor poco, nunca es loco; pero si mucho es, con todo obstáculo da al través” por lo tanto para quienes son señalados y criticados dicen que “Los falsos amigos son como las sombras: sólo nos siguen cuando brilla el sol” y se sustenta en que “La envidia es una declaración de inferioridad”. Pero al hablar se puede ser preso pues “"Luego que has soltado la palabra, ésta te domina. Pero mientras no la has soltado, eres su dominador" entonces que hacer? “Del árbol del silencio pende el fruto de la seguridad”? Pienso que una amistad se sustenta en la honestidad, y si uno no puede establecer su punto de vista de manera incuestionable so pena de incomodar… pues… no sé. Eso no es una amistad equilibrada.

Y para tu novio, pasado los años pues “Cuando fuiste martillo no tuviste clemencia, ahora que eres yunque, ten paciencia”.

Un abrazo

tnf25 dijo...

Bueno res que este tema puede tener cuantas partes quieras, ahora que en el particular muchas veces es mejor quedarse callado, o buscar un modo de hacer saber la opinión de un modo…mmm..no se, ¿”elegante” seria la palabra?. Por eso en mi caso cuando me hago de novio , ligue, sexfriend o lo que sea no pregunto que opina el resto y asumo las consecuencias de tal blindaje. un abrazo enorme!

Joey dijo...

Bueno mi querido Monchis y que pasa cuando uno es el novio del insipido, mi situacion actual es que el mio es un querido cuando estamos solos pero definitivamente es otro "Mas descortes que timido", cuando estamos con mi familia o amigos.

Sera mejor dejar al inseguro y dedicarse a saltar de catre en catre que de vez en cuando son una sociable compañia?

El Joker dijo...

En fin

Ahi radica mi politica de no intervencion... uno puede querer lo mejor para los amigos, si y solo si, ellos piensan en el mismo sentido.

De lo contrario, que la distancia y las hormonas hagan su trabajo... eso si, yo tengo en cuenta que el aliento de un maridito, rara vez alcanza a darle en los talones al de un muy buen amigo.

Memo pero no Orozco! dijo...

He pasado por una situacion similar, tengo una gran amiga que no se soporta ni en pintura a mi ex, ni cuando estabamos juntos y mucho menos ahora que ya no estamos, hubo una situacion mas exactamente en el velorio de papá en que los dos asisttieron, obviamente, de verdad que no sabia que hacer esa noche, en esa situacion fueron mas fuertes los celos de mi ex y el odio que le profesa a mi amiga que opto por irse, pero de todos modos eso formó un gran problema... Muy maluca esa situacion y mas en la situacion en la que yo me encontraba.

Saludos!!!!

Federico dijo...

Hola Monchi: Es la primera vez que comento en tu blog, pero ciertamente no es la primera vez que leo y disfruto tus posts. He estado en esa situación varias veces: Unas como el que no quiere ver (o sea, el pendejo enamorado) y otras como el que ve más allá de lo evidente (a la mejor manera de la Espada del Augurio en los Thundercats). Lo cierto es que, uno muy en el fondo sabe con cuales intenciones llegan algunas personas a la vida de uno, y desafortunadamente es a veces la entrepierna quien dicta algunas decisiones, eeróneas, pero al fin decisiones.
Anoche al ver una repetición de Desperate Houewives, Bree y Orson usaron la misma frase de que la culpa es un bajo precio a pagar por tener la felicidad; en este caso, yo reemplazaría a culpa por "un poco de sexo (aunque malo)" y felicidad por "miedo a la soledad".
Acerca de tomar partido, es a veces mejor evaluar cada caso en particular ... yo he aconsejado y dado casquillo a más de un amigo mío, y se han sabido sacudir y al final me lo agradecen.
Saludos desde la Costa Caribe
Federico

Sandum dijo...

Yo siempre he tenido el privilegio con mi círculos de amistades de poder decirles lo que pienso, sin importar lo que sea. Es verdad, no tengo muchos amigos, pero los que son, me aceptan eso. Debido a lo anterior, siempre le he dicho cuando no me gustan sus respectivos novios (as) y esto no produce ninguna enemistad entre nosotros. Esto me da la ventaja de no ser hipócrita con aquel que no me cae bien, y aunque si se produce algo de distanciamiento, en los casos que me ha tocado vivir, no ha sido tan grande como el de esta historia... Saludos!