martes, junio 21, 2011

Las Palabras Contadas..

Recuerdo haber leído en alguna parte que hasta los más connotados escritores tienen sus palabras contadas... Sin embargo esa sentencia lapidaria no sirve para explicar el largo período de silencio de este espacio porque afortunadamente no ha faltado material publicable, sino mas bien la ausencia de la frase precisa para describir el sentimiento específico en el momento adecuado.

Mi existencia se sigue desarrollando en medio de las pequeñas alegrías y miserias de la vida cotidiana donde el día de hoy es igual al de ayer y muy seguramente similar al de mañana; es cierto que algunos cambios trascendentales en la vida suceden de manera súbita, sin embargo el común denominador está representado en un curso lineal, con paulatinas transformaciones que de se dan poco a poco y casi de manera imperceptible... Cualquier día te sorprendes a ti mismo expresando algo que jamás pensarías que dirías o encontrando insulso lo que antes te quitaba el sueño y ocupada tus pensamientos la mayor parte del tiempo.

Siempre me ha molestado hablar de mi edad y aunque una vida sana me ha mantenido aceptablemente bien, es evidente el relevo generacional en el ambiente en que me muevo; ya no me sorprende que la gente me trate de "Señor", en la oficina hago parte del grupo de los veteranos que pasan a ser casi una parte del mobiliario y dentro de mi grupo de amistades hay algunos muchachitos cuyos padres tienen la misma edad que yo.

Disfruto la vida y lo que trae cada día, sin embargo ya no siento que tenga que probar ni demostrar nada... hace muchos años que resolví los conflictos de identidad y todos los que me rodean saben y conocen de mi estilo de vida.

A nivel laboral ya he superado el umbral en el cual las hojas de vida son rechazadas automáticamente al ver la fecha de nacimiento y aunque en mi trabajo actual existe un ambiente laboral tolerable, un nivel estrés soportable y una carga de trabajo manejable; es claro que en el horizonte no hay mayores posibilidades de crecimiento... Lo acepto: yo no me voy a convertir en millonario.

Hay una etapa de la vida en la cual todo es nuevo y estimulante: Se quiere probar de todo, tenerlo todo, tocarlo todo y saberlo todo... Con el tiempo, ya sea porque el apetito disminuye, las opciones decrecen o como sucede con la mayoría de platos exóticos que siempre saben a pollo; vas descubriendo que aparte de algunas diferencias casi siempre banales, la gente, los empleos, los chismes, las rumbas, las peleas y los catres son casi todos iguales: Se te va haciendo evidente que no existe el trabajo perfecto, el novio perfecto y ni siquiera el cuerpo perfecto (eso solamente en fotografías tomadas por profesionales y con una que otra ayudita del photoshop).

En la medida que las diferencias se hacen cada vez más difusas y sabiendo por experiencia que luego de dar muchas vueltas se llega casi siempre al mismo punto, se va adquiriendo poco a poco -ya sea por acción o resignación- el gusto por lo predecible, lo manejable y lo estable.

Es así que mi círculo de amigos se ha ido decantando a pesar de que tengo infinidad de conocidos y por otra parte me siento hoy en día mucho más cercano a la familia, especialmente a mis padres a quienes el paso de los años ya les está cobrando fuertemente su factura y son en este momento personas muy necesitadas de tiempo, cuidados y sobre todo... compañía.

*************

El próximo fin de semana se celebra nuevamente la Marcha del Orgullo Gay y como siempre estaré presente, sin importar que en este pueblo intolerante, criticón y solapado sigamos con el absurdo de hacer dos marchas separadas y todo por la defensa de unos intereses mezquinos, sin embargo al igual que en el mundo antiguo donde todos los caminos conducían a Roma en el Medellín del siglo 21 todas las marchas de bandera multicolor terminan en los alrededores del parque de Bolívar y los Chochales de La Avenida Oriental con la Paz... seguramente veré muchas caras conocidas.

Sin duda harán su aparición los mismos trajes carnavalescos y ciertos personajes algo pasados de tono, tampoco faltarán las miradas de desaprobación que paradójicamente son mas inquisitivas y descalificantes dentro del mismo gremio y seguramente estarán las consignas de siempre contra la homofobia junto a la celebración por las reivindicaciones que se han ido consiguiendo: El reconocimiento patrimonial, el matrimonio que está de un pelo y probablemente en algún momento la adopción.

Yo celebro los avances y confío que con el tiempo se consoliden, sin embargo es claro que los tan sonados derechos son también responsabilidades y hasta cierto punto obligaciones... Así como algunos debaten en diversos foros su derecho a cambiar pañales y a pasar noches en vela consolando lloriqueos, en mi caso he llegado a una edad donde el rol de la paternidad adquiere una connotación especial porque se han invertido los papeles y mas que padres tengo a mi lado dos seres entrañables y adorables, cargados de años y experiencias, pero al mismo tiempo frágiles y dependientes que son en algunos momentos egoístas y caprichosos como dos niños chiquitos que tengo la responsabilidad y el gusto de cuidar, proteger y mimar



P.D. Luego de muchos ires y venires en un blog lleno de borradores y muchos relatos inconclusos sin publicar salió esta vaina de un tiro.... Es que definitivamente no hay nada mas jodido que un espacio vacío, la mente en blanco y una pluma con más ganas que talento.