jueves, junio 24, 2010

Tomando Partido (parte 3)

¿Te has molestado con alguno de tus amigotes por manifestar un marcado interés (a tu juicio sospechoso) por tu amado?

¿Has sorprendido a tu novio en solapado coqueteo con tu mejor amigo?

¿Cómo reaccionarías si te enteras que tu ex-noviecito y el parcero del alma andan saliendo justo después que terminaste con el primero?

Cuando el amor se transforma en motivo de discordia de una amistad y/o la amistad es un impedimento para que se desarrolle el amor es el motivo de este post.

**************************

Tomando partido Historia No. 3

Jorge y Carlos habían habían sido los mejores amigos desde siempre en esa abusiva confianza, especial camaradería y solapada tolerancia que se pueden profesar dos hombres que han compartido juntos el tiempo suficiente para haber descartado el surgimiento de cualquier sentimiento libidinoso; en otras palabras eran esa clase de parceros que ya entienden algo de sus propias miserias y conocen de la contraparte uno que otro pecado inconfesable que hace más conveniente mantenerse de amigos que convertirse en antagonistas.

En principio eran como el agua y el aceite: Jorge Abogado y Carlos Contador; Jorge prof
esional independiente y Carlos empleado en una de las empresas insignia del Sindicato Antioqueño; Jorge alto y delgado mientras Carlos bajito y regordete, Jorge nervioso e impetuoso en cambio Carlos bonachón e impasible. Tenían opiniones divergentes en casi todos los temas, salvo en su apetito por los hombres... En eso casi siempre estaban de acuerdo especialmente cuando se trataba de jóvenes delgados y con cara bonita.


Jorge y Carlos conocieron a Nicolás en el gimnasio donde solían entrenar regularmente... Jorge fue el primero en notar su presencia y un golpe de vista fue suficiente para llamar su atención; al momento cruzó una mirada con Carlos seguida de una sonrisa socarrona indicándole con un gesto el motivo de su interés, el segundo atendió la insinuación y reparando en la anatomía del recién llegado devolvió el gesto en señal de aprobación.

Nicolás no fue ajeno al escrutinio y aunque no representó en absoluto un motivo de turbación, prefirió hacer la vista gorda y dedicarse a lo suyo; sin embargo solo fue cuestión de algunos días para que tanto Jorge como Carlos lo abordaran para entablar conversación y evaluar más detenidamente el prospecto.

Después de intercambiar impresiones, los amigotes coincidieron en que si bien Nico lucía apetecible y potencialmente comestible, era al mismo tiempo bastante despistado con las sutiles señales de galanteo; lo cual en principio no pudieron claramente identificar como insolente prepotencia, diplomático rechazo o pueril inocencia.

**************************
A que soy capaz de hacerlo caer (dijo Jorge), ese pollo está bien bueno y ya va siendo hora que lo bajen de esa nube.

No podrás (dijo Carlos), vos sos demasiado impaciente y esos pollos necesitan su tiempo de cocción antes de echarles el diente; a mí lo que me parece es que hay que saberlo trabajar y de seguro en un tiempito algo afloja.

No digás bobadas (replicó Jorge), eso ligerito se resuelve pero hay que ser directo y decirle lo que le gusta oír, después tentarlo a rebasar sus propios límites y listo: Dos tazas de caldo y mano a la presa.

Yo no estaría tan seguro (concluyo Carlos), más bien necesita una buena dosis de verbo que capture su atención, algunas verdades a medias que despierten su interés y una que otra indirecta que estimulen su curiosidad; vos sabes que la confianza ganada equivale a la prudencia perdida y así estará con la soga al cuello antes que se dé cuenta.

Bueno... Si estás tan seguro entonces hagamos una apuesta y que gane el mejor. (le retó Jorge).

Como querás... Pero después no salgás con el cuento de que no te lo advertí. (Sentenció Carlos)

**************************

Han pasado varios años desde aquella conversación y ninguno de los involucrados pudo anticipar la manera como el desarrollo de los hechos les cambiaría la vida.

Lo que inicialmente comenzó como un juego se fue transformando en una pugna de machos Alfa en procura de su premio; ganar el desafío se convirtió en un asunto de honor mucho más importante que el trofeo mismo y lo que pensara el tercero directamente involucrado era un asunto irrelevante; a ninguno de los dos se le ocurrió preguntarle y ni siquiera les hubiera pasado por la cabeza que Nico estuviera al tanto del precio que habían puesto por su trasero y también si era el caso por su corazón.

La realidad del asunto era que Nico la tenía perfectamente clara porque al fin y al cabo no estaba tan cegado en su propia vanidad como aseguraba Jorge y tampoco era el pollito ingenuo que suponía Carlos. Puede que no tuviera el recorrido del uno ni la destreza del otro pero le sobraba astucia y sabía como explotar su atractivo; La experiencia se va ganando a lo largo de la vida pero con la malicia se nace... Nico decidió tomar el control y mover las fichas a su propia conveniencia hasta cuando pudiera.


Jorge asegura que "Quien pega primero, pega dos veces" siempre había sido un hombre directo y seguro de sí mismo, Nico le siguió el juego aceptando sus invitaciones, fingió un genuino interés en su perorata y dejó entrever la atracción que sentía por él.

Carlos no se dio por vencido fácilmente, "Un revés en la batalla no significa que la guerra está perdida" (se decía); además no podía sacarse de la mente esa mirada que le regalaba Nico cuando hablaban, la amplitud de su sonrisa ni la forma como le tomaba la mano cuando lo saludaba.

Nico estaba saliendo con Jorge pero no rechazaba de manera contundente las insinuaciones de Carlos; había logrado que Jorge sintiera que estaba llevando la delantera y al mismo tiempo hacía creer a Carlos que aún tenía posibilidades, la rivalidad estaba distanciando a los antiguos amigos mientras la atención de ambos estaba centraba en seducir al mismo pollo.

Inicialmente Jorge supuso que llevar a Nico hasta su cama daría por concluido el desafío, sin embargo Nico sabía que la mejor manera de tenerlo donde quería era minando su propia seguridad... En la intimidad se esforzó por satisfacerlo aunque nunca se entregaba completamente, Nico disfrutaba pero dejaba entrever que aun no era suficiente y atizaba continuamente a Jorge para llevarlo hasta nuevos niveles; para el otro sentir que sus artes de sátiro se ponían en entredicho era un reto aún mayor que la insignificante apuesta que tenia casada con su mejor amigo.

El fogoso temperamento de Jorge se hacía manifiesto a medida que aumentaba su propia frustración... Sentía que tenía la presa entre sus manos pero sabía que aún no era completamente suya; por momentos se tornaba irritable e impaciente, Nico a su vez se hacía el desentendido y con una cínica mirada le hacía saber que si había dificultades eran solamente por culpa suya y no de él.

Entretanto Carlos se mantenía al corriente de los pormenores porque había logrado ganarse la confianza de Nico; cuando las cosas empezaron a deteriorarse sintió que era momento de atacar y no se le ocurría pensar que Nico simplemente lo había buscado para que le diera a conocer los puntos flacos de su mejor amigo. Cuando Jorge se jactaba de sus progresos con Nico ignoraba que Carlos ya conocía de antemano la otra versión de los hechos de boca del tercero comprometido.

Carlos se había involucrado demasiado para ver la situación de manera objetiva; Nico insistía en presentarse como la víctima del irascible carácter de Jorge mientras le repetía que él era el único que lo entendía y que no sabía qué haría si no lo tuviera a su lado.

Si el Deseo es un mal consejero y el Amor es mucho peor... Carlos perdió la sensatez y olvidando los antiguos lazos con su amigo de toda la vida se la jugó el todo por el todo y le declaró a Nico su amor incondicional a lo cual el otro aceptó de inmediato... Carlos fue vencido en su propio terreno sin darse cuenta que Nico ya lo había elegido desde un principio, así se hubiera dado el chance de tener primero algo con Jorge para así después no tener que estarse preguntando por el resto de su vida sobre lo que hubiera podido haber sido y no fue.



Mi abuelita que era muy sabia siempre decía que no hay que pelear por tripa porque de eso hay bastante y hasta de sobra... Sin embargo los buenos amigos que están con uno en la buena y en la mala no se van consiguiendo así como así.


Jorge y Carlos nunca se han vuelto a ver; para Jorge fue un golpe demoledor perder al mismo tiempo lo más cercano al amor que había conocido y la traición de su mejor amigo, decidio marginarse del ambiente en el cual al fin y al cabo nunca se había sentido completamente a gusto, además la sola idea de ver Carlos y Nico juntos era suficiente para hacer que le hirviera la sangre.

Carlos también hizo lo propio ya que todos sus conocidos le repudiaron cuando se enteraron de los hechos; inicialmente Nico lo acompañó en su retiro, pero él no estaba hecho para el ostracismo... Con el tiempo abrió nuevamente sus alas y remontó vuelo.

**************************

Jorge sospecha que al final se quedará solo porque lo que desea nunca llegará, y Carlos ignora que su destino es la soledad porque cuando aparezca el hombre de su vida no tendrá el buen juicio para darse cuenta.

Mientras tanto Nico ha seguido haciendo de las suyas, ganando unas y perdiendo otras pero siempre fiel únicamente a sí mismo; con el tiempo terminó sus estudios universitarios, ha visto algo del mundo y se ha desarrollado como profesional; en su tiempo libre le gusta hacer ejercicio, cocinar y escribir en un blog.


Si señores.... Nico soy yo.





jueves, junio 10, 2010

Tomando Partido (Parte 2)

Te ha ocurrido que tu novio no sea del agrado de tus amigos?

Que tal si tu parcero de toda la vida se levanta un muchachito (de quién sabe dónde) y te sientes en segundo plano?

Imagínate que tú y tu mejor amigo andan últimamente distanciados porque los respectivos novios de cada uno no se pueden ver ni en pintura?

Las situaciones en las cuales te ves en el dilema de escoger entre la amistad y el amor es el motivo de este post.

************************
Tomando Partido (Historia No. 2)

Alberto fue uno de los primeros amigos que tuve cuando salí del closet, me ayudó a entender el torbellino de cosas que estaba sintiendo y también me sirvió de referente a considerar una vez decidí que carajos quería hacer con mi vida.

Cuando le conocí, Beto se acercaba a unos cuarenta muy bien llevados, vivía independiente en un apartamento decorado con gusto exquisito y tenía un trabajo estable que le permitía mantener una vida razonablemente cómoda; me lo presentó el hombre con el que andaba saliendo por aquella época... Posteriormente me enteré que ellos mismos habían tenido sus rollos antes de que yo apareciera (pero eso será tema de algún otro post en el futuro).

La historia se complicó cuando apareció en escena Julián.

El nuevo novio de Beto no era precisamente el prototipo de hombre que llamase mi atención: muy amanerado para mi gusto, mas descortés que tímido y con una extraña habilidad para esfumarse de las reuniones sin justificación convincente.

Cada quien puede tener percepciones muy distintas de las mismas situaciones y personas, dependiendo de lo que dicte su intuición y la entrepierna... Donde Beto estaba viendo un prospecto, a mi no me alcanzaba ni para un mal pensamiento y mas bien le trataba con indiferencia; sin embargo a mi novio, Julián le cayó muy mal desde el principio y se la pasaba comentándome en voz baja: "Este pelao no me gusta", "De seguro que tiene su guardabo", "Ese man es mas bien como mentirosito".

De cualquier manera Julián se las ingenió para encajar en el círculo de amigos de la mano de Alex (otro de los habituales en casa de Beto), con quién al parecer hizo muy buenas migas ya que se la pasaban en las reuniones de mucho cuchicheo y risitas ... Para luego escabullirse a comprar cualquier chuchería (casi siempre chicles) a las horas mas inverosímiles, a veces en medio de una pertinaz llovizna o incluso antes de servir la comida.

La animosidad de mi novio por Julián continuó incrementándose hasta una abierta hostilidad y la verdad es que el otro tampoco era que se ayudara de a mucho con sus escapaditas... Demasiado frecuentes para ser producto de la casualidad y mas largas de lo que necesita una imaginación malintencionada para armarse la película.

****************************

-Alex, en dónde andaban?.... No me vayás a decir que estaban comprando chicles.

- Para nada, Julián me dijo que tenía mucha hambre y yo lo acompañé a comerse un perro caliente al Parque del Poblado.

- Se fueron a comer perros?.. Pero no ves que a lo que estamos invitados acá es a una comida?... además qué es esa demora?... el parque está solamente a tres cuadras y ustedes se fueron hace casi dos horas.

- Es que después fuimos a mi casa porque Julián quería ver como estaba quedando la cocina integral que me están instalando.

- Si Claro!!!.... Y yo nací ayer.

****************************

Seguramente no fue una buena excusa, pero tampoco fue afortunado el interrogatorio al cual Julián fue sometido por mi novio y mucho menos sus comentarios posteriores insinuando unos cachos bastante notorios.

Beto se molestó mucho, sin embargo le concedió a Julián el beneficio de la duda... Decidió tomar distancia y concentrarse en su noviecito.

Y como decía mi abuelita: "guasa, guasa y todo el mundo pa su casa": Beto con el suyo y yo con el mío y cada uno por su lado.

Luego de eso no he vuelto a ver a Beto... Me lo he encontrado una que otra vez por ahí, pero nada mas.

Hace poco me enteré por terceras personas que Beto y Julian estuvieron juntos casi seis años ... Es cierto que ha pasado el tiempo y mucha agua ha corrido debajo de los puentes del Rio Medellín, sin embargo siento que el daño ya está hecho.

****************************

En principio no debería existir el dilema de tener que escoger entre la Amistad y el Amor... especialmente cuando son otros los que toman las decisiones por ti.


Continuará...