jueves, mayo 20, 2010

Tomando partido (parte 1)

Que pasa cuando dos de tus amigos rompen una relación sentimental y tu quedas -por así decirlo- en medio?

Te ha sucedido que alguno o ambos a la vez pretendan que tomes partido y cada quien por su lado te cuente su propia versión de la historia esperando que le concedas la razón?

Has cometido la torpeza de intentar mediar en el conflicto y antes que arreglar has empeorado las cosas?

Pues a mi si me ha pasado (en varias ocasiones ) y nunca he salido bien librado.

************************

Tomando partido (Historia No. 1)

Conozco a Vicente hace ya bastante tiempo, le profeso respeto a nivel profesional y también un sincero aprecio que se ha consolidado con el paso de los años.

A Migue lo conocí a través de Vicente justamente cuando comenzaron a salir juntos... Inicialmente no le presté mayor atención, porque conociendo las andanzas de Vicente supuse que la cosa no pasaría a mayores y Migue solamente sería otra cara bonita de duración efímera.

Para sorpresa de todos la cosa cuajó, Vicente comenzó a mostrar un genuino interés (a su muy particular manera) y Migue se fue ganando progresivamente un lugar dentro del grupo.

Una de las grandes paradojas de las relaciones entre hombres consiste en la inexistencia de un modelo de referencia y por eso cada quien interpreta el amor y los vínculos a su manera... Con el tiempo Vicente y Migue reconocieron que estaban teniendo unas expectativas muy diferentes del asunto; luego de unos meses tormentosos y llenos de vacilaciones, con sucesivos intentos de rompimiento seguidos de breves lunas miel finalmente Migue le puso el punto final a la historia.

Hace poco Vicente (como quien no quiere la cosa), me insinuó que estaba extrañado de mi comportamiento.... Al pedir explicaciones, me reclamó que no entendía que siguiera de amigo de Migue teniendo en cuenta que ya ellos habían terminado, me dijo que ahora si sabia "Quienes eran sus verdaderos amigos". Desde su punto de vista, el hecho de que fuéramos amigos antes de que él conociera a Migue significaba que una vez su relación terminara, automáticamente mi amistad con Migue debería quedar en un punto muerto "porque primero es uno que dos". Pero resulta que ya estoy bastante crecidito para que alguien venga a decirme de quien puedo ser o no amigo.

Reconozco que esos dos no acabaron en los mejores términos y a mi parecer Migue estaba mas enamorado que Vicente... Aunque aprecio a los dos, sinceramente pienso que Migue se merecía algo mejor.

Lo primero lo pensé..... Lo segundo lo dije.

Si reflexionamos en el asunto, nos damos cuenta que muchas de las amistades que tenemos en el Ambiente Gay se sustentan en conocer los defectos de tus amigos pero nunca hablar de ellos... Puede que la franqueza sea una virtud, pero suele pagarse un precio muy alto por ejercerla.

Siempre consideraré a Vicente mi amigo; Migue y yo somos ahora muy parceros... Por supuesto que yo también tengo muchos defectos, pero definitivamente mi amistad con Migue no es uno de ellos.

Continuará.....