domingo, enero 31, 2010

De Paseo por Medellín No. 3

Una de las actividades que mas disfruto aparte del gimnasio, la rumba y dar lata en este blog con alguna regularidad; es ir de paseo... El año pasado inicié una serie de publicaciones de sobre diversos lugares de la ciudad y esta crónica ha sido una manera de redescubrir mi entorno, aprendiendo a valorar las cosas sencillas y la belleza que existe a nuestro alrededor.

En esta ocasión fui de paseo con el otro Monchis por la comuna 16 visitando la Biblioteca de Belén, el Parque principal y el Cerro Nutibara.


Biblioteca de Belén: La Biblioteca fue diseñada por un arquitecto japonés y esta influencia se manifiesta en su elegante estructura de madera, los techos y principalmente en el espejo de agua que es una invitación a la relajación, el descanso y la relfexión. Me dicen que siempre está llena de niños que se deleitan especialmente con la enorme coleccion de animé japonés en una sala dedicada a este género literario.


Parque de Belén: La comuna de Belén hace parte de la ciudad de Medellín casi desde su fundación y en tiempos remotos el sector era llamando Otrabanda; sólo hasta el siglo 18 con la construcción del Puente de Guayaquil (ya lo incluiré en otro paseo), la rivera occidental se integró definitivamente a la ciudad al tener un fácil acceso para cruzar el rio.

Puede ser un accidente de la historia o tal vez parte del carácter del barrio, pero es un hecho que al visitar el parque y contemplar su iglesia uno se siente transportado a un pequeño pueblo con todos los elementos que lo caracterizan: la estatua de Bolívar, la fuente y las palomas. La iglesia consagrada a la Virgen dominando los alrededores como la construcción mas destacada e incluso las tradicionales ventas de frutas y flores, que hacen olvidar por momentos que nos encontramos en un barrio residencial en el corazón de Medellín.


Cerro Nutibara: Aunque es una pequeña colina, su ubicación privilegiada lo convierte en el mirador perfecto de la ciudad y desde siempre ha sido un lugar de visita obligada en cualquier paseo a Medellín que se respete... Su atracción principal es el Pueblito Paisa, una reproducción de la arquitectura antioqueña, con su iglesia, casas típicas y tiendas de artesanías.

Dicen que una imagen vale mas que mil palabras... Yo estoy de acuerdo y por eso es que no me puede faltar la cámara en ninguna salida, capturar imágenes es como atrapar un instante del tiempo y los recuerdos de un momento vivido; acá se queda otra serie de fotos para la memoria.


Paseo Enero 2010 (Biblioteca de Belén y Cerro Nutibara)

viernes, enero 22, 2010

El mismo cuento de siempre... Otra vez.


Esta historia se ha contado infinidad de veces con personajes y situaciones diferentes pero aún así no parece que hubiéramos asimilado la lección.

El Libreto como siempre es el mismo: Lo conoces de una manera aparentemente casual en un bar o porque te lo presentó algún amigo, utiliza sus encantos para ganarse primero tu interés, luego tu confianza y finalmente un espacio en tu agenda y en tu vida.

Cualquier día se aparece en tu casa con cualquier excusa y acompañado de un desconocido... Los detalles de lo que pasa después tienen muchas variantes en su desarrollo, pero el final resulta ser casi siempre muy costoso para el orgullo y el bolsillo; e incluso en algunos casos el asunto puede tener un desenlace trágico... Y todo simplemente por robarte.

A eso te expones si vives solo y eres maricón.


A finales de Noviembre del año pasado un viejo amigo de esos que conoces desde siempre, estuvo a punto de morir víctima de un asalto perpetrado por un "amigo" de toda su confianza .

El sujeto le llamó para pedirle que le dejara usar su computador y mas se demoraron en entrar que en tenerlo amordazado, amarrado, con una bolsa en la cabeza que le impedía respirar y amenazas de cortarle las orejas y los dedos si no entregaba las claves de todas sus tarjetas, el efectivo y otros objetos de valor.

En medio del interrogatorio, y tal vez en un descuido donde le dejaron solo mientras trataban infructuosamente de hacer algunas transacciones bancarias usando el computador, mi amigo logró aflojarse la mordaza y arrastrándose alcanzó a quebrar uno de los ventanales de su apartamento y pedir auxilio.

Ante las llamadas insistentes desde la portería del edificio que no fueron atendidas, los vigilantes llamaron la policía con la buena suerte que lograron capturar al asaltante que en esos momentos se estaba dando a la huida... el cómplice (un completo desconocido) nunca fue capturado.

Hurto agravado, secuestro y tentativa de homicidio fueron los delitos por los cuales fue sindicado y puesto tras las rejas... sin embargo en este país del Sagrado Corazón y teniendo en cuenta que el dinero robado no superaba los cien mil pesos, el caso fue catalogado como hurto menor y el sujeto estará en la calle en menos de tres meses.

Estoy seguro que casos como este seguirán presentándose... Carlos tuvo suerte y sobrevivió para contar su historia a todo el que pudiera o quisiera escucharle... Puede que no seamos machos, pero somos muchos y a través del correo electrónico, las redes sociales e incluso este humilde blog quiero hacer parte de la divulgación de la historia y dar a conocer el rostro del mal... para que mejor anden prevenidos.

Se hace llamar Cristian Oviedo: Cuerpo muy bien formado, una cara de rufián de barrio que hace mojar cuco a mas de uno y muy buena dotación con que responder según me han asegurado fuentes fidedignas.

Seguramente cuando salga libre cambiará de nombre e incluso hasta de ciudad, sin embargo es difícil que pueda deshacerse de sus tatuajes y mucho menos de sus malas mañas para asaltar y agredir a cualquier incauto que se ilusione pensando que levantó el polvo de su vida y puede terminar mordiendo la tierra de su propia tumba.



Postada: Esto no es un cuento de ficción... la historia es real y me fue contada por su protagonista en primera persona, las fotos de Cristian Oviedo son reales y no sería de extrañar que dentro de poco esté nuevamente en circulación intentado sus fechorías.

jueves, enero 14, 2010

Me gusta el Crossover.... #y_qué



El pasado 26 de diciembre, al calor de las fiestas decembrinas y el bochorno veraniego propio de Medellín en la época de fin de año, estuve en la fiesta de clausura de una disco que para algunos fue un hito y para otros simplemente una mas de los lugares de rumba de existencia pasajera en el frívolo y caprichoso ambiente Gay de la capital Paisa.

SPLASH abrió sus puertas hace tres años en el sector de Barrio Colombia, una zona industrial donde los talleres mecánicos y empresas de confecciones comparten el espacio con algunas de las discotecas mas animadas de la ciudad. El lugar fue concebido como una discoteca Gay con música 100% house y el éxito fue inmediato... No es exagerado afirmar que en Splash se dieron cita cada fin de semana algunos de los hombres mas lindos de esta ciudad donde la belleza masculina aparece a la vuelta de cualquier esquina.

Aun sin ser el mayor aficionado a la rumba electrónica, el consumo de Popper o el volumen excesivo para mi gusto, no pensaba quedarme por fuera de la diversión. Sin embargo, en escasos dos años la fórmula ya mostraba síntomas de agotamiento: Que la misma música, las mismas fiestas, la atención deficiente... Y especialmente la extraña ausencia de niños lindos, que al final de cuentas fueron el activo intangible mas valioso del lugar.

La fiesta de clausura logró como por arte de magia revivir los buenos tiempos: sitio atestado (de belleza varonil por supuesto), la estridencia de la música que esta vez no me dejó aturdido (será que ya me estoy empezando a quedar sordo) y la misma ruleta de vanidades, para determinar el hombre con mejor cuerpo, la cara mas linda, la pinta mas fashion y todas esas cosas supuestamente tan banales pero que en el fondo a todos nos encantan (o al menos a la Diva escondida que llevamos dentro).

Son las tres de la mañana, pero la noche aun es joven... Como en romería, muchos terminamos en la ultima atracción en furor por estos días: La Pollera: otra bodega acondicionada como discoteca ubicada en el sur de Valle de Aburrá, con una ambientación bastante chabacana, que mas bien asemeja heladería de pueblo de tierra caliente, donde impunemente brillan las lucecitas navideñas durante todo el año y que para mas señas deleita los asistentes con un amplio repertorio de música de moda (de todas las épocas), sin que falten los Merengues chochaleros de Eddie Herrera, algún tema para planchar de Pandora o los éxitos parranderos de Los Cantores de Chipuco.

No puedo dejar de pensar que en el fondo de casi todo Paisa, por muy fashion y postmoderno que se crea, todavía habita el malandro de arrabal amante de los tangos y el aguardiente, o quizás la gallina ilusa, seguidora de culebrones venezolanos y las rancheras a grito herido de Juan Gabriel.

********************

Una de las ventajas de llegar a cierta edad dentro del ambiente Gay, es que ya no hay honra que guardar ni reputación que cuidar... Lo cual hace posible disfrutar sin prejuicios, expresar sin temores y dejar atras tantos estereotipos propios de Jovencitos con mas músculo que cerebro y mas inseguridades que convicciones.

No faltará quien piense que sitios como La Pollera son mañes y ordinarios, yo no tengo problema en reconocer que me encantan, que prefiero la música tropical al golpeteo electrónico toda la noche... Y sobre todo los hombres normalitos a los modelitos pretenciosos.