miércoles, abril 22, 2009

Un Adiós para George


Luego de una prolongada enfermedad que soportó con entereza el pasado viernes murió mi amigo George; aunque no pude despedirme supe que fue atendido diligentemente por sus hermanas y estuvo acompañado por sus hijos hasta el ultimo momento.

... Y también por Fer.

Fer y yo pertenecemos a una faceta de la vida de George que nunca logró ir mas allá de los rumores malintencionados en las reuniones familiares o los cotilleos de su círculo social; esos mismos comentarios atormentaron a su ex-esposa durante todos estos años y de cierta manera fueron aceptados, tolerados o deliberadamente ignorados por sus hijos.

Con una larga trayectoria profesional George es uno de los protagonistas del desarrollo industrial de Medellín desde mediados del siglo pasado: Ingeniero de la Facultad de Minas en la que también ejerció la docencia, fué además comerciante, empresario, radio aficionado, apasionado por los caballos, coleccionista de motos de alto cilindraje... y con una debilidad secreta por los muchachos dispuestos a los encuentros discretos y sin compromiso.

Fer y George se conocieron a través de un amigo común con quién Fer tuvo un romance de verano durante un viaje de vacaciones a Cartagena; comenzaron a frecuentarse como quien no quiere la cosa y consolidaron una relación que les cambió la vida a los dos.

A Fer no le importó la enorme diferencia de edad y tampoco que tuviese tres hijos; además percibió su marginamiento voluntario del ambiente Gay como una ventaja. De otra parte George sintió que la vida le regalaba una nueva oportunidad en sus años dorados, junto a la posibilidad de conocer un poco mas de aquel mundo ajeno al suyo en el cual Fer se movía como pez en el agua y del que George solo tenía vagas referencias.

Fer es mi mejor amigo, y a pesar de mis reservas fui testigo de como esos dos vivieron su particular relación afectiva, que evolucionó a un vínculo laboral y finalmente a una amistad del alma que los mantuvo unidos hasta la muerte del primero.

A la misa del pasado domingo asistieron los familiares que seguramente no se veían hacía mucho tiempo, sus empleados que le recordaban con gratitud y otros quizás con resentimiento, sus hijos que compartían el dolor aunque a todas luces no habían asimilado el impacto de la pérdida; sus dedicadas hermanas que le asistieron hasta el último aliento, su ex-esposa de quién George nunca nos habló y que ni siquiera fue mencionada en el sermón a los dolientes... Y finalmente en la parte trasera de la iglesia, Mi Hombre algunos amigos y yo acompañamos a Fer en este difícil momento.

De George siempre recordaré su inteligencia, vitalidad y entusiasmo, pero también su mirada melancólica; puede que a veces se preguntase como habría sido su vida si hubiese nacido 50 años después, quién sabe si habría sido un hombre mas feliz consigo mismo o tal vez un ser mas solitario, confundido y desdichado.

Por el testimonio del sacerdote (un verdadero Hombre de Dios), comprendí que George murió en paz, tranquilo y aceptando su destino; seguramente entendió que sin importar el camino elegido había tenido una larga vida llena de bendiciones y de personas que le amaron.

George sigue vivo en nuestro pensamiento y recuerdos... Al sepulcro sólo se llevó el secreto de sus pasiones íntimas y el gran amor -que a su manera- sintió por Fer.

La vida de Fer seguirá adelante - no hay mas remedio- yo le ofrezco mi presencia y afecto incondicional porque el destino le ha señalado soportar su aflicción solo... (no creo que exista mayor soledad que tener que vivir los duelos en silencio y con discreción.)

... Al parecer nunca salimos completamente del clóset.


****************************

Notas al pié:

  • Esto no es una historia de ficción; corresponde a la triste realidad de la muerte de uno de mis amigos mas veteranos, que fue al mismo tiempo y a su manera la pareja del parcero que yo mas quiero en la vida después de Mi Hombre.

  • A mi regreso de una semana de descanso en la maravillosa Bogotá durante Semana Santa, me encontré con la noticia de que mi asistente sería despedido por aquello del tan mentado ultimamente "recorte de personal por la crisis"; mientras que pongo orden en la casa y aprendo a lidiar efectivamente con tanto trabajo operativo puede que las participaciones en los blogs de mis parceros disminuyan y las publicaciones en mi casa sean un poco mas espaciadas... Sin embargo tengan la seguridad que habrá Monchis para rato.

SE LES QUIERE!!!