miércoles, febrero 27, 2008

El Corazón de Madre: Tercer Acto.

En este post termino la conversación entre mis personajes Ángel y Maité.
A este tema ya se le han dado muchas vueltas durante el último mes y finalmente llegó el momento para publicar.

Las razones para mi silencio tienen que ver con mi deseo de que esta historia registrara algunos hechos que se están desarrollando en la vida de uno de mis mejores amigos.

De otra parte el diálogo refleja lo que yo hubiera querido para mi vida cuando llegó mi momento.

Afortunadamente los tiempos han cambiado, hoy en día es otra la mentalidad y el criterio con el cual se juzga lo correcto y lo incorrecto... Todo indica que las cosas seguirán mejorando en el futuro.

*******************************

Maité: Hijo usted está seguro de lo que me acaba de decir?

Ángel: Mas o menos mamá.

Maité: Como así que mas o menos?.. Es si o no?

Ángel: Bueno mamá, si ... La verdad si.

Maité: Sí le gustan los hombres?...

Ángel: Si mamá... Si.

Maité: Ay hijo!!!!

Ángel: Snif!!!

Maité: Que irá a decir la gente!!

Ángel: Y es que eso es lo único que a usted le importa?

Maité: No me malinterprete, es que no quiero que sufra o que lo traten mal.

Ángel: Eso es lo de menos mamá, usted sabe que a mi la gente de por aquí no me interesa.

Maité: Quiere que le diga algo?

Ángel: Si... Qué?

Maité: Yo ya sabía.

Ángel: Como así... Y a usted quién le vino a contar cosas de mi?

Maité: Nadie hijo; mi corazón siempre me lo dijo... Y su madrina.

Ángel: Y mi madrina que tiene que ver en esto?

Maité: Desde que usted estaba muy pequeñito, ella siempre me decía que le pusiera cuidado, que fuera estricta con usted, que no lo desamparara.

Ángel: Y cuidarme como de qué?

Maité: De usted mismo; usted tiene capacidad para hacerse todo el daño del mundo si no se cuida.

Ángel: Pero yo no soy malo!

Maité: Claro que no hijo; pero en el mundo hay mucha mentira, envidia y falsedad; usted puede coger un mal camino; ya le he dicho infinidad de veces que no me gustan algunos de esos amigos suyos.

Ángel: La verdad es que los que usted conoce no son los únicos amigos que tengo; yo conozco mucha gente de la universidad y el gimnasio, yo salgo de rumba con ellos a veces; no todos son de mi edad y hay algunos mayores que ya son profesionales, y hasta tienen carro.

Maité: Como el señor que lo trae?

Ángel: Si como ese y otros, incluso el me dice siempre que tiene muchas ganas de conocerla a usted?

Maité: A mi?... Y eso como para qué?

Ángel: Vaya usted a saber, la verdad yo no le hago mucho caso.

Maité: Y de ése muchacho Samuel; cuando lo va a volver a invitar?

Ángel: Un día de estos.

Maité: Eso me suena a "nunca".

Ángel: La verdad es que andamos como peleados.

Maité: Pero no me había dicho que estaba con él?

Ángel: Exacto mamá, "estaba".

Maité: Y entonces ahora qué?

Ángel: Ahora nada mamá, estoy solo.

Maité: Hasta mejor hijo; no piensa que de pronto eso es un capricho suyo y que a lo mejor si conoce algunas niñas usted de pronto se alivia y se olvida de eso de ser... Como es que me dijo... Gay?

Ángel: No mamá no creo... Y usted tiene razón, yo siempre he sido así.

Maité: Pero desde cuando, cómo, porqué?

Ángel: No me pregunte esas cosas que ni yo mismo sé... Simplemente es así y punto.

Maité: Mejor déjese de pendejadas, usted porqué no intenta cambiar?

Ángel: Para qué, mamá ... Ademas ya lo intenté y no se puede... Es que usted no entiende.

Maité: Ángel.... Yo de pronto hasta si entiendo.

Ángel: No crea mamá; cómo es posible que usted entienda lo que yo siento?

Maité: Porque soy su madre, porque lleva mi sangre, porque yo tengo mas años que usted y he vivido mucho mas. Aunque usted nunca me haga caso y le parezca mis palabras son simple cantaleta.

Ángel: No me diga esas cosas!

Maité: Tengo todo el derecho de decirlas porque soy su madre y mientras usted viva en esta casa me va a respetar!

Ángel: Ay... ya va a comenzar!

Maité: No hijo, no crea... Yo solamente se lo digo por su bien, mucho cuidado con la gente que se relaciona, a mi la verdad ya me estaba cayendo bien ese muchacho Samuel ... No me gusta que se junte con gente mayor; de seguro no tendrán buenas intenciones.

Ángel: No crea mamá hay gente buena, no todos son gente mala..

Maité: Yo no estoy diciendo que sean gente mala, pero me da miedo que se quieran aprovechar de usted.

Ángel: Yo me se cuidar solo!

Maité: No creo.... El día que tenga trabajo y se mantenga por si mismo hablamos.

Ángel: Usted porqué me está diciendo todo esto?

Maité: Yo hace rato le dije que yo siempre presentí que algo no andaba bien con usted, su madrina siempre me lo decía, usted nada que consigue novia, esos amigos que usted tiene, esa permanente salidera suya de rumba sin yo saber con que y con quién, ese muchacho Samuel, el señor del carro; todo va encajando en mis sospechas, y ahora usted me lo confirma todo!

Ángel: Y entonces... que me piensa hacer?

Maité: Pues por ahora nada.... La verdad no sé, estoy confundida, me siento triste al confirmar mis presentimientos y me pregunto en que fallé con usted, yo siempre he tratado de darle lo mejor de mi dentro del escaso tiempo que me queda entre el trabajo y los oficios de la casa. Siempre me he sacrificado por usted y por su hermano para que ahora me tenga que ver en esta situación

Ángel: Ay mama, no me haga sentir mal que yo no lo estoy con el ánimo de ofender, yo soy así y punto; eso no se puede cambiar.

Maité: Yo supongo que eso no se cambiar... Pero qué voy hacer?

Ángel: Si quiere dejamos la conversación en este punto por ahora... No le parece?

Maité: No sé.

Ángel: Si?

Maité: No!

Ángel: No?

Maité: Bueno.... Si, pero porqué no invita el próximo sábado por la tarde a ese muchacho Samuel otra vez, que lo quiero conocer mejor.

Ángel: Qué?

Maité: Si.

Ángel: No!!!!

Maité: Si... Y luego ya veremos.

*********************

Epílogo:

Esta historia comenzó como un simple juego de palabras en medio de una conversación por Messenger con mi mejor amigo; y me pareció un tema interesante para desarrollar en el blog.

Nunca imaginé que mis palabras se fueran a convertir en realidad; sin embargo y aunque parezca extraño, los dos primeros actos han sucedido palabra mas, palabra menos tal y como los relaté.

El largo tiempo sin publicar se debe a que estaba esperando la conclusión de la historia en el mundo real para ambientarlo en el Blog; sin embargo en casa de mi parcero no se ha vuelto a mencionar el asunto. Yo creo que Maité ya ha oído suficiente por el momento y aun está en proceso de asimilar la nueva realidad o también y muy seguramente es que Ángel hábilmente ha logrado evadir el tema.

He decidido publicar este ultimo post con la confianza puesta en que mi amigo conservará el apoyo de su madre y no será rechazado simplemente por ser diferente.

Angel, Maité, Samuel y el Señor del Carro son personajes del mundo real.

Mensaje para el Señor del Carro: A pesar del afecto que sientes por Ángel, debes entender que tu tiempo ya pasó y no puedes recuperar tu juventud a través él, déjalo que descubra su destino por si mismo.

Mensaje para Samuel: La Vida te da nuevamente una oportunidad, no desatiendas su llamado y permite que el amor se consolide.

Mensaje para Maité: Tu corazón no te ha engañado, siempre has trabajado para dar lo mejor de ti y no te sientas culpable de nada; la vida toma diferentes caminos y Ángel ya eligió el suyo. Siempre será tu hijo y para él lo mas importante es tener la certeza de que pase lo que pase siempre contará con tu amor.

Mensaje para Ángel: Mi adorado tesoro, las decisiones que tomes en este momento de tu vida tendrán grandes implicaciones en el porvenir, yo deseo lo mejor para tí y yo aspiro a que las personas que te aman tambien lo harán. Has iniciado un camino que no tiene retorno y debes confiar en que el amor de tu madre logrará superar todas las dificultades; debes ser valiente y sincero, yo confío en que todo saldrá bien.





Ángel:

Debes llenarte de valor y no seguir con las repuestas evasivas;
el momento de la verdad ha llegado:
te deseo muy buena suerte y te quiero mucho.


7 comentarios:

EL JOKER dijo...

Genial!!!

Tienen razon quienes dicen que la realidad ha superado con creces la ficcion... y mira tu!

En algunos apartes de este acto casiq ue escuché las palabras de mi mamá... creo que son un estandar...al menos en Colombia jejeje.

Genial Monchis, esperemos que estos personajes sepan reconocer su tiempo e importancia en este acto... uno mas de la vida que nos rodea.

Abrazos!

Elias dijo...

Ehh hasta que por fin el final de la historia, al igual que el Joker, casi casi me ví reflejado en algunas partes y a Maité también en mi madre...años han pasado desde eso y ahora las conversaciones tienen otro matiz, mucho más divertido.

Abrazo y gracias por referenciarme en la nueva ventanita.

Tbn dijo...

Yo aun no he tenido esta conversacion, no espero que sea así. Alguien alguna vez me dijo que las mamas siempre saben -En sus palabras- peroque se hacen las huevonas.

En mi caso, creo que tengo alguna ventaja sobre Ángel, ya que siempre he sido muy independiente de mi familia y su aprobacion no es una necesidad para mi, pero seria bueno que lo tomaran con calma.

Esperemos que la situacion para Angel no se torne dificil.

jako dijo...

debo confesarte que he intentado tener esta conversación pero creo que el corazón de madre, definitivamente lo sabe todo...porque el dia que lo intente ella eludio el tema totalmente. creo que no esta lista para escucharme, pero en el fondo ya lo sabe.

un abrazo desdes esta dimensión

Akira dijo...

Nos tuvo pegados del techo con esta trilogia. EXCELENTE!!!!!!!!! y lo mejor de todo es que hace parte de la realidad.

Con post como estos es dificil perfilarle un ministerio, pero se va a hacer el mejor esfuerzo.

Don Monchis un saludo.

PIXEL RELOADED dijo...

que bonito. Historia ya conocida o hasta vivida por muchos de nosotros

Gustavo Puntila dijo...

Pues yo tampoco he tenido esta conversación y creo que ya no lo tendré... Ya no vivo con mis papás, se han alejado de mi vida y de mi mundo, entonces no veo la necesidad de contarles. Me dolería que se enteraran por otras personas, por chismes estúpidos, por gente que quiera hacerles daño... No sé, aún me confunde mucho pensar en esto.